3.4.9.

Calca, con papel de carbón.

En sus manos tintadas sostiene

una sonrisa de panfleto,

duerme entre sus cabellos un grano de sal,

que con lento hacer,

corroe y oxida.

 

Hueca e inflada la frente,

obra con una luz;

que solo a ratos muestra,

en constante zigzagueo,

el deforme muñeco

que representa su existencia.

 

Anillos en el mar dejan sus plásticas botas,

esas que a ratos calzo inconsciente,

que aplastan todo a su paso.

Ronca con agrio hedor,

rasca su alcohólica panza,

el dedo afilado del censor.